ARSENAL DE LA CARRACA
ARSENAL DE LA CARRACA
 

 
BUQUES Y EDIFICIOS EMBLEMÁTICOS DE LA ARMADA ESPAÑOLA
Real Instituto y Observatorio de la Armada en San Fernando
ARSENAL DE LA CARRACA
Portaaviones "Principe de Asturias"
B.I.O. "HESPERIDES"
Instituto Hidrográfico de la Marina
Mis enlaces favoritos nuevo
imagen
La Carraca, uno de los símbolos de la ciudad de San Fernando, se encuentra ubicada en una isleta pantanosa de forma rectangular. Esta estuvo primitivamente rodeada por los caños de la Machina, de Sancti Petri, Espantatajero, y de la Culebra. Su nombre se debe a los propios orígenes de la isla, pues tradicionalmente se dice que esta surgió de los depósitos de lodo acumulados sobre una embarcación de tipo carraca, que allí se había hundido.

Su uso naval se conoce desde 1655, momento en el que la Armada Española se resguardaría en ella. Sin embargo, de una forma más estructurada no se comenzará a pensar en ella hasta el reinado de Felipe V, cuando don José de Patiño lo haga. El carácter oficial se lo otorgó la Real Orden de 3 de Octubre de 1752 firmada por Fernando VI, en la que se decretaba su construcción. Más tarde, sería el Bailio don Antonio Valdés quien acabase de configurarla, ya bajo los reinados de Carlos llI y Carlos IV.

El primer plano general del recinto se data en torno a 1720. En él se verá de forma clara, pese a las diversas modificaciones, la estructura que se consolidaría con el tiempo. Atribuido este primer plano a Ignacio de Sala, su distribución es muy orgánica y funcional.
En la primera mitad del siglo el director de las obras sería el ingeniero don José Bamola, quien ya trabajó también en las Puertas de Tierra de Cádiz. Durante esta época se levantaría la cabecera del Arsenal, es decir, parte de sus muelles, almacenes, Teneduría, obradores, residencias, etc. Alrededor de 1733 se construía la portada principal del muelle de San Fernando, que en aquel tiempo miraba hacia el canal.


imagen
Un poco más tarde, en 1736 se iniciaban los cimientos para las naves de arboladuras y embarcaciones menores. En la década de los años cincuenta del siglo XVIII, gracias a la confirmación oficial, las obras se aceleran. Jorge Juan diseña junto a Barnola un plan con diversas modificaciones, aunque nunca llegaron a realizarse. El intento de Jorge Juan culminaría con la creación en 1788 de los tres diques de carenar en seco, proyectos estos elaborados por Julián Sánchez Bort y Tomás Muñoz.


Durante esta época se realizarán asimismo el Penal de Cuatro Torres, el Cuartel de Batallones, la Fábrica de Jarcias y Lonas y el Parque de Artillería. A fines del siglo XVIII se culminarán las demás construcciones. A estos momentos corresponden la fábrica de la Portada del Almacén General, la Nueva iglesia y la Puerta de Tierra, ubicada en un principio junto al Caño Sancti Petri, todas ellas dentro de la más pura línea neoclásica. Para finalizar hay que hacer constar la desaparición del ideal urbanístico que había presidido las primeras edificaciones del Arsenal. A medida que avanzó el siglo el interés urbanístico fue dejando paso a la provisionalidad con que se fueron distribuyendo los distintos servicios industriales.